Presiento

Anhelo treparte,

aunque cerca tuyo

no quiero respirar.

Tengo terror de inspirarte

y que seas dulce

aliento a deseo.

Temo que al agitarte

te expandas,

y nuestros sudores

se evaporen juntos.

2005

Sabanas negras

Aires impactan,
se entrecruzan.

Pruebo de tu estomago,
tu boca,
resopla.

Te huelo desde el vientre,
me deshago desde adentro,
lamiendote los dientes.

Soplo,
vuelan las cenizas.

Te abrazo con mis manos
hundidas en tu espalda.

Nos empujamos,
mutuamente,
hacia nosotros.

2005

Menguante

Descubro que te beso,
si te miro fugazmente.

Sin acercarme,
se hace fisica la distancia
hasta tu indiferencia.

Llevo la desdicha
del que no busca
y encuentra,

de la asincronia,
de la sequia,
despues de la inundacion.

2005

Latitud Decreciente

Desentráñote como un apendice,
extírpote delicadamente,
como quien cede un dulce
con la boca humeda de saliva.

Te miro con la resignacion sana
de la inevitabilidad.

Respiro el aire que no te toca,
evitando tu perfume.

El nuevo aire es amplio,
no rehuso tu presencia.

Descubri que las palabras pueden congelarnos
con la eficacia de los vientos polares.

2005

Ultima llamada

Tantas veces,
muchas dulces palabras te envio en el aire,
que el sonido de mi voz,
se te hace involuntariamente necesario.

Te cuento al mirarte,
todas las veces que te recuerdo,
que olvido la textura de tus manos
porque tus hombros queman.

Busque tu respiracion
hasta la inpertinencia,
tu boca nunca se abre,
a quienes pueden ver,
sin mirarte.

2005

Tibio

Es algo sabido,

tendemos a los extremos.

Es mas facil pasar de una a otra orilla,

que navegar indeterminadamente por el mar inacabable.

Estar viendo sin mirarte,

estar cerca sin estarlo,

pasar a tu lado,

por llegar a algun sitio.

Mejor pretender que nunca quise mirarte las manos,

tus dedos que intuyen su futuro,

que abrazan como si fueran gigantes,

todas las cosas que no son algo mio.

Mejor atacarte girando alguna curva del tiempo,

humedecerte las piernas con el vapor de mis palabras,

que queman mas,

entre tus labios.

Mejor la nada del retroceso

hasta que nunca te haya sugerido

que seas intimamente soez,

cuando no te tocaba,

no te decia,

no te imaginaba soltando el control

que te esclaviza,

a ser vos misma,

a cada momento.

Carbon y arena.

Me enciendo y me consumo.

Mis ojos te encuentran pero mi mirada no te espera.

Te miro con desapego,

casi despreciandote por seguir llamandome en silencio.

Dejo que el recuerdo crezca y se calienten mi manos.

No sabes, que si envuelvo tu cintura desnuda,

mis manos indeblebes, van a ser el sobresalto

que te despierte agitada.

No sé, que una mirada sobre tus hombros hambrientos

me enterrara para olvidarme entre otros cadaveres

de otros ingenuos amores.

Aletergado navego en suspension.

Insipido es el bocado que me espera.

Siempre el tiempo, como la respuesta a todo.

2005

Disculpe, no oigo

Es clara la diferencia

entre hacer concentrado

y hacer.

Tambien sus similitudes.

A veces reduzco las deducciones tanto,

que parecen ya,

procesos esteticos.

El saber, es a la vez,

una responsabilidad

en la que el engaño

cuesta cada vez más.

Volverse sabio y viejo,

es otra forma de morir

mientras se vive.