Sin viento

quien soplara tu nombre de mis manos
si el aire en invierno no se agita
ni siquiera nieva para que se laven
los lugares donde estuvimos juntos

asi no los reconozco
y puedo descansar

mi posicion es firme
y ningun obstaculo
tiene la vehemencia
de un ser entero
plantado
decidido
amoroso
consciente
que te espera

el sindrome penelope
no me simpatiza
es otro genero
otra era

entrando a acuario
la comunicacion es el eje
la fortaleza femenina
ya no requiere el semen
para ser aceptada como
parte de esta sociedad

no existe solo al ser fecundada
ya su espiritu es fecundo
no necesitas la reivindicacion falica
solta
hay vida poscastracion
salta
hay red

autonomos
antagonicos
no se trata de unirse
complementandose
sino de sumarse
para potenciarse

no somos dos entrecruzandose
sino dos estimulandose

tuve esta vision
en la que somos artifices
del salto evolutivo
de la comunidad entera

un faro

sin embargo
vos corres tu propia cola
preservando
la salud ?
si reprimir enferma
si evitar extravia
ensaya todos los placebos que puedas
no hay vacuna
ni antibiotico
no soy bacteria
y mi adn muta con la luna

cada 28 dias
los engranajes dan un giro
que esa secuencia
nos acerque o nos aleje
depende de lo que hagas,
depende de lo que evadas.

nuestros mecanismos se sincronizaron
y tracatean al unisono

hoy nos toca el sol
con diferentes grados
nos golpean sonidos
como un abismo
y nos movemos
entre discimiles caminos

nos tocamos con los recuerdos
dormimos y despertamos
sacudiendonos

la maquinaria se desajusta
y las herramientas
tienes limites espaciales

ademas hoy la indiferencia
en defensa propia,
es la ofensa que no esperaba
pero anticipaban tus palabras
y supe entender en tu economia emocional
que ensayas un camino
que nos aleja

este espejismo me tira arena en la cara
y sin viento,
alguien tiene que estar por ahi
queriendo enterrarme
tapando el sol con la mano
pero solo se hecha sombras
sobre la mirada
y acopia arrepentimiento
para la silla de las memorias
de la vejez,
donde los breves momentos
de plenitud de la juventud
son valles de hojas muertas
de los veranos que preferimos
la sombra de lo establecido
al fulgor del la mirada
que no pide
ni determina,
del abrazo que ilumina
las miles de cosas que nunca veras

Comentarios cerrados.