Mas

El aire que se abre mientras caminas viene hacia mi y me empuja desde adentro. Como el humo de los cigarrillos envuelve al no fumador, tus gestos se dibujan frente a mi para impregnarseme tu recuerdo como el olor a nicotina.

Cuando cierro el ojo para dejar de adivinar tu tierna letarguez, que escondes como un tesoro que tal vez nunca reveles, es peor aun.

La negacion de la percepcion espontanea, activa los sensores conscientes y en lugar de olvidar tu presencia, mis dedos exhigen su autonomia, para tomar la forma de tus hombros y metamorfosearse hasta que tu piel se haya dormido.

2005

Comentarios cerrados.