Herida

Rodillas y manos rasgadas al suelo, su cara invisible adelgaza con el desencanto. Detesta la confianza impotente y el orgullo que se hizo de plomo.

Solo el fulgor acido de la mirada se escapa de su cuerpo. Acercarse es caminar hacia el olvido.

Lentamente se percibe un aroma pestilente. La furia se esparce, en el aire cerca de su rigida pena, expandiendose y girando, cubriendola de una impenetrable atmosfera de rabia y rencor.

Sin embargo no puede trascender la pasion violenta de desvirtuar cualquier acercamiento suave. Como una hernia lleva el recuerdo. Se hincha dolorosamente con un atisbo de claridad, con la minimia insinuacion de la no necesidad de montar guardia.

Tu aliento denso sera un misterio aunque lo beba condensandose directamente desde tu boca.
Los sabores imposibles, se diluyen entre la necedad de las lagrimas, que hacen lagos secos mas alla de tus ojos.

Tu impermeabilidad es vulnerable solo alli, donde se pliega tu piel para que puedas ver, para que respire tu alma joven avida de poseer todo cuanto se ofrezca, para que el tiempo marque tu cara sutilmente.

Tu herida abre las mias, como en los dias de lluvia en que los huesos se alborotan, el dolor mudo de lo que aun sangra en tu palma, reaviva mi sed.

2005

Comentarios cerrados.