Alpha

En la cíclica renovación de los procesos, se confunden los comienzos y los finales. Se superponen, no pueden verse límites definidos. Asi en el devenir, la genesis es consecuencia del apocalipsis, se repiten las secuencias, aunque con leves variaciones que modifican el curso espiral.

Lo siento, tengo la profunda nocion antropologica de que asi es, es mi piel alterandose cerca tuyo, el vacio que hace que desvie la mirada, la seguridad de que prolongarme sobre tu ojo, que quiere contarme cosas, es como hachar la conciencia baja y desatar la luz hasta desvanecerme.

Nada se termina, sin embargo algo comienza.

No se caminar ciego y tu energia aturde. Me es imposible deshacer los mensajes, o hacerlos. Me neutralizan tu ojos incoloros e inefables. Sobrevuelan las sombras de tu figura mis intentos vanos de dormir. Hasta que conecto con las emociones y me toman suavemente. Me devuelven la capacidad de desconocer la reflexion. La brutalidad original de complacer todos los deseos. La irreal irrepresion ideal, conmensurando el sueño.

Desplomado, el subconsciente, trabaja en la sanacion del espiritu trabado en vanas materialidades.

Encuentro la meditacion mediando entre mis egos y yoes, empujandolos a despavilarse.

Montones de palabras solo contribuyen a acrecentar los caminos. Los caminos, la confusion.
Aun en el corredor de la inconsciencia, la metasecuencia esta intacta, pero inexcrutable.

La observo ansioso, pero desesperanzado. Con la impaciencia de esperar lo que no sucedera.
Busco mi panacea desde el umbral de los despiertos hasta el centro laberintico de la oniricidad.

Nada. De todas formas lo olvido.
Solo la nocion de transitar el fin del fin queda.

2005

Comentarios cerrados.